Proyecto

20141009_SaraPage3

Los socialistas de Getafe llevamos más de tres años trabajando a través de la escucha activa, el análisis de la realidad de nuestra ciudad, utilizando como pilar el ideario socialista para sentar las bases de un proyecto político que nos defina como una alternativa de gobierno real con valores y posicionamientos nítidos desde la izquierda. Para ello, a inicios del 2012 se inició la tarea de elaborar un proyecto político que en septiembre de 2013, su versión final fue ratificada por la militancia socialista.

El proyecto político se asienta sobre una serie de principios irrenunciables como la ejemplaridad en la acción política basada en los valores de igualdad, libertad y transparencia así como en el principio de un político, un sueldo. La limitación de mandatos por la que todo cargo público socialista en Getafe no permanecerá más de dos mandatos. La experiencia laboral previa para poder optar a un cargo institucional. La declaración de bienes anuales. El compromiso con lo público y en contra de toda privatización. Y, por último, la idea de un gobierno relacional y abierto para con la ciudadanía fomentando la comunicación y participación en política de movimientos, colectivos y ciudadanos particulares.

Con respecto al empleo y el desarrollo económico, los socialistas consideramos clave actuar en un triple frente: el fomento del empleo estable y de calidad, la mejora de la competitividad de empresas y trabajadores y el impulso y desarrollo de un nuevo modelo productivo que garantice la igualdad de oportunidades, los derechos laborales y proteja los cimientos del Estado Social. En ese sentido Getafe ha de ser un municipio socialmente responsable, con un desarrollo sostenible que fomente el conocimiento y la innovación de manera constante. Las empresas municipales de fomento del empleo, ALEF y GISA, han de volver a situarse a la vanguardia del municipio activando la actividad económico y contribuyendo a la generación de empleo.

La educación, entendida como un servicio público básico, ha de ser pública y laica como garantía de universalidad y gratuidad, posibilitando el derecho al aprendizaje de todo el alumnado. En ese sentido, manifestamos que la red concertada educativa ha de entenderse sólo como subsidiaria de la red pública, dichos conciertos han de limitarse a aquellos centros que atiendan a necesidades reales de escolarización y siempre que cuenten con el mínimo de calidad exigible. En esa línea nos oponemos a cualquier tipo de cesión de suelo público para la construcción de escuelas concertadas, privadas y/o religiosas. Del mismo modo, apostamos por la creación de: un Fondo de Compensación educativa destinado a las familias más necesitadas con hijos e hijas en edad escolar, un Banco Solidario de libros de Texto formado por receptores y donantes de este material escolar.

La sanidad es un derecho no un negocio. Por eso seguimos defendiendo que no se puede privatizar ni dejarla en manos de quienes ven una forma de lucro y no una forma de garantizar la igualdad entre toda la ciudadanía. Consideramos el copago como la ruptura de la equidad y la instauración de la desigualdad, afectando ésta a aquella parte de la población con mayores necesidades. Abarcar la sanidad desde una óptica local y de manera integral implica la realización de un mapa de necesidades sanitarias de la población y la promoción de la integración social activa de la ciudadanía como indicador de salud, entre otros factores. Apostamos por fomentar de manera clara el Centro Municipal de Salud como instrumento local para la puesta en marcha de programas de atención, prevención y sensibilización dirigidos, especialmente, a mujeres y jóvenes y adolescentes. En la misma línea, el Hospital de Getafe es un emblema para los vecinos y vecinos, comprometiéndonos a poner en marcha todos los instrumentos necesarios para garantizar su carácter público, la ampliación y calidad de su cartera de servicios y la protección de sus puestos de trabajo. Igualmente, estableceremos mecanismos para establecer sinergias de mutuo aprovechamiento entre la ciudad de Getafe y su Hospital.

Vinculado con lo anterior, los socialistas también damos mucha importancia a los mayores de la ciudad, un colectivo al que se debe hacer protagonista a través las políticas de participación activa en la vida pública, social, cultural…en el aprendizaje y uso de las nuevas tecnologías. Igualmente, reconocer sus aportaciones a la sociedad, haciéndoles formar parte en los ámbitos políticos o en actividades intergeneracionales de transmisión de la experiencia.

Los socialistas proponemos recuperar los derechos sociales y unos servicios públicos accesibles y de calidad. La Sanidad, la Educación, las Pensiones y los Servicios Sociales y la atención a la Dependencia, constituyen el núcleo central del Estado del Bienestar. Los Servicios Sociales municipales han de recuperar su función vertebradora y cohesionadora de la ciudadanía, sobrepasando su función prestacional. Así los socialistas de Getafe apostamos por la vuelta a un sistema descentralizado de servicios sociales donde los profesionales puedan recuperar los aspectos más cualitativos de su trabajo, con actuaciones enmarcadas en las realidades socioeconómicas de las distintas zonas de Getafe. En esa línea, creemos vital la creación de un mapa de las necesidades sociales de la ciudadanía de Getafe elaborado por los profesionales y las asociaciones que componen lo social en Getafe.

La práctica del deporte es un derecho que contribuye a la educación, la salud pública y la calidad de vida de la ciudadanía. Además, contribuye a la formación integral de las personas y a su bienestar físico desde la infancia hasta la vejez. En consecuencia, los poderes públicos deben garantizar que la ciudadanía pueda realizar en condiciones de igualdad la actividad deportiva que libremente se elija. Entendemos el deporte como un elemento esencial de la vida democrática, cómo el indicador del potencial que la sociedad tiene. Debemos centrar nuestros esfuerzos en un modelo de deporte accesible para todos, ya que dicho modelo es el que genera valores de solidaridad y cooperación. El deporte en un municipio socialista debe ser el resultado de la acción de los diferentes agentes que conforman su sistema deportivo, articulado sobre 4 bases: la municipal, asociativa (clubes y federaciones), escolar y comercial (gimnasios y centros de actividad física).

En relación a la cultura, proponemos un nuevo pacto con la sociedad civil cultural de Getafe y los nuevos creadores. El primer gran debate que queremos realizar con la sociedad civil y cultural de Getafe es cómo universalizar la cultura para todos y hacer posible que los que hoy están en una situación precaria (sin trabajo y sin ayudas económicas) no se excluidos de un centro cívico, una biblioteca, una escuela de música o un espectáculo de teatro. Es posible buscar soluciones y entre todos las vamos a encontrar. Queremos hablar con las asociaciones culturales, peñas, comisiones de festejos de los barrios para que Getafe tenga la identidad plural de los getafenses y sean sus ciudadanos los protagonistas de los eventos que se desarrollan en la ciudad. También queremos hablar con los trabajadores, profesionales y usuarios de los centros cívicos culturales y modernizar entre todos los nuevos contenidos que nos demanda la sociedad en estos momentos. Y por último, proponemos abrir las bibliotecas públicas los fines de semana, porque una ciudad moderna como Getafe no puede permitir que estén cerradas.

La participación ciudadana es otra pieza fundamental del sistema democrático, pudiendo decir que sin participación no puede haber democracia.

Es un principio fundamental de base socialista el entender la participación ciudadana como el proceso conjunto de toma de decisiones, de implicación ciudadana en el desarrollo de la sociedad, donde la Administración se compromete en los asuntos más importantes y sensibles para la ciudadanía y la ciudad, a no tomar decisiones de manera unilateral y a hacerlo de manera participada con el movimiento asociativo y con la ciudadnía en general. En ese sentido, dos son nuestros compromisos: que la ciudadanía sea tenida en cuenta desde el inicio mismo del diseño y elaboración de las políticas públicas y recuperar e incorporar a las decisiones públicas a todas aquellas personas que por distintas razones se han alejado o que nunca han tenido la ocasión o el deseo de implicarse.